Saltar a
  1. Página principal
  2. Enfermedades raras
  3. Búsqueda
Búsqueda simple

Búsqueda simple

*
(*) Campo obligatorio





 

Otras opciones de búsqueda

Displasia troclear

Número de Orphanet ORPHA1863
Sinónimos Hipoplasia de la tróclea femoral
Insuficiencia del surco troclear femoral
Prevalencia Desconocido
Herencia Desconocido
Edad de inicio o aparición Cualquier edad
CIE-10
  • Q68.2
ICD-O -
OMIM -
UMLS -
MeSH -
MedDRA -

Resumen

La displasia troclear femoral es una anomalía anatómica de la rodilla caracterizada por una geometría anormal de la parte femoral de la articulación patelofemoral. Es uno de los principales factores que causan la dislocación de la rótula.

Su prevalencia es desconocida. La displasia troclear femoral se presenta en el 96% de los pacientes con una dislocación sintomática de la rótula y sólo en el 3% de la población general. Se observa en todas las edades, pero es más frecuente durante la infancia y la adolescencia.

En la displasia troclear femoral, la tróclea femoral pierde su anatomía cóncava normal pasando a ser plana y a veces convexa con facetas muy asimétricas. Esto causa una inclinación de la rótula que puede conducir a una dislocación de la rótula durante la flexión de la rodilla. Esto provoca en los pacientes una sensación de inestabilidad y de arqueamiento de las piernas en actividades diarias y deportivas. La displasia troclear también causa dolor en las rodillas durante las actividades que ocasionan la flexion de la rodilla como son subir y bajar escaleras o correr. A largo plazo, el anormal desplazamiento de la rótula favorece el desarrollo de osteoartritis.

La displasia troclear femoral parece tener un origen genético pero la etiología es aún desconocida.

El diagnóstico se basa en los hallazgos que se objetivan en la radiografía lateral, tanto en niños como en adultos, así como en la tomografía computarizada y/o en la resonancia magnética (RM) en adultos. Las características definitorias de la radiografía son: el signo del entrecuzamiento (que representa el punto donde la línea del suelo troclear intersecciona con el contorno anterior del cóndilo femoral lateral y el nivel donde la tróclea es plana), un espolón supratroclear (que representa la prominencia troclear que la rótula debe sobrepasar durante la flexión de la rodilla y encajar en el surco), y el doble contorno (que representa el cóndilo medial hipoplásico). La displasia troclear está clasificada en 4 tipos, dependiendo de los rasgos radiológicos. La displasia troclear tipo A (54% de los casos) se caracteriza por signo del entrecuzamiento, tróclea superficial y sin presencia de espolón supratroclear. La displasia troclear tipo B (17%) se caracteriza por una tróclea plana, signo del entrecruzamiento y un espolón supratroclear. La displasia troclear tipo C (9%) se caracteriza por tróclea cóncava, signo del cruce, doble contorno de las facetas y sin presencia de espolón supratroclear. La displasia troclear tipo D (11%) es la más grave y se caracteriza por un surco troclear elevado por encima de la corteza femoral anterior con una faceta medial hipoplásica y una apariencia de 'cliff-pattern'. También se caracteriza por signo del entrecruzamiento y espolón supratroclear. Pueden observarse anomalías asociadas en cada tipo, tales como la distancia tubérculo tibial-surco troclear, rótula alta e inclinación rotuliana.

El diagnóstico diferencial es el síndrome uña-rótula (consulte este término).

Cuando un paciente presenta dislocación de la rótula recurrente, la displasia troclear puede corregirse quirúrgicamente. En caso de displasia troclear moderada, la misma forma troclear no se corrige, más bien, se consigue aún más estabilidad cambiando el alineamiento sagital o axial y restaurando el ligamento patelofemoral medial. En el caso de una displasia troclear de alto grado (tipo B o D), la forma de la tróclea puede corregirse con trocleoplastia de elevación, profundización o reducción. Tras la cirugía, los pacientes tienen que seguir un programa de rehabilitación muy específico.

La trocleoplastia es muy eficiente para tratar la estabilidad. En algunos pacientes, puede observarse todavía un dolor residual durante actividades muy enérgicas tras la cirugía. En el 3% de los casos, pueden producirse complicaciones tales como rigidez de la rodilla, inflamación de la rodilla y artritis a largo plazo.

Revisores expertos

  • Dr David DEJOUR
  • Dr Panagiotis NTAGIOPOULOS

(*) Campos obligatorios

Atención: Sólo se aceptan comentarios que tratan de mejorar la calidad y la exactitud de la información de la página web de Orphanet. Para otro tipo de comentarios, utilice el apartado 'Contacte con nosotros'. Tan sólo se tratarán los comentarios escritos en español o en inglés.


Captcha image

Información detallada

Resumen
Get Acrobat Reader
Toda la información y documentos presentes en este portal tienen como único propósito el de informar. No pretenden de ningún modo sustituir el cuidado y asesoramiento de un médico especialista. Este material, por tanto, no debería usarse como base para el diagnóstico y tratamiento